Posts Tagged ‘amigos’

Lunes de resaca

La feria ha sido… bueno, como cabía esperar, ni siquiera me ha dado tiempo a veros a todos, pero ha sido intensa, muy intensa – como últimamente todas mis visitas a Sevilla. Así que, como una imagen vale más que mil palabras, aquí os las dejo.


Mira que siendo feria ir de blanco y negro para variar...

Esther y Samu, los primeros en llamarme.

Rosa y Seta.

Las tres niñas guapas.

Mar�a, guap�sima.

Manolo e Isa, que me los encontré de casualidad.

Duto! A este niño tengo que ponerle un templo.

Mi carnerito guapo.

Mis dos niños preferidos.

Anita, Jose y Maria Luisa. Mis niñas no pod�an faltar en la feria.

Anita, Paula y Malole. Y es que no se las puede tener a todas a la vez últimamente.

Después de tanto comer, tanto rebujito – como se puede observar-. Esta semana estoy de desintoxicación, ya me he preparado las verduritas para mañana y todo – oye, no os riáis, que va en serio.

Marmingo

Este fin de semana empezó el miércoles, Pablo y María vinieron a Madrid, estuvimos cenando por ahí y acabé en la barra del Fridays bailando con el camarero. El jueves en huertas, no debí tomarme ese último chupito de tequila, llegué al trabajo…

Y bueno, sin poder descansar, despedir a Pablo y María y recoger a Isra, (no te pongo enlace hasta que no te quites el space ese feo). Menos mal que el bueno de Isra ha hecho la comida todo el fin de semana, porque yo no estaba ni para eso. La noche del viernes salimos con Migs y unos amigos suyos, Boulevar y Low, donde se incorporó Nordic. Y excepto por que las cervezas eran 6 pavos, (por lo que tuve que pedirme cubatas que estaban sólo a 8 ) todo fue genial. Bueno, eso creo…

El sábado nos recorrimos el centro varias veces, de paseo por la tarde, de tranquilito por la noche. Y el domingo tocó la fantástica comida japonesa en casa de blanca, hecha por ella y por riqui, que me tendrá que pasar la receta del arroz para el makisushi. Menos mal que el domingo, en cuanto se fue Isra, me acosté y he podido dormir hasta hoy.

Bueno, hacía mucho que no vivía un marmingo, como los que vivíamos antes, ¿os acordais? Pero me hago vieja, porque esta semana descansaré. ¡Uy! ¿hoy no era Saint Patrick? ¿Cerveza?…

< Mind Camp / >

48 horas, 30 personas, 5 nintendo ds, 2 guitarras, …

Ha sido increible, lo admito, tenía miedo … no sé, a que fuera demasiado frikismo hasta para mí, a que la gente hiciera grupitos y no terminara de relacionarse, a no tener con quien tratar, incluso, lo admito, a que, como dijo mi amiga, se me subastase. Nada de esto, para nada, la gente se portó genial, no oí quejas, la gente se lo pasaba bien, hacía lo que le gustaba y disfrutaba con ello. Muchas gracias a todos por hacerme sentir tan cómoda.

La frase de la camiseta me pareció muy acertada, la verdad es que vi poco código, lo admito, el sábado me dormí a la tercera línea de código, (disculpadme). Me enganché de forma brutal al Guitar Hero, acabé que me temblaban las piernas, sobre todo cuando toqué contra Pedro. Tuve discusión sobre sistemas operativos con Matías (¡Insensata!¡¿Dónde te metes?!). Y aprendí montones de cosas.

Sobre todo me di cuenta de una cosa, sigo siendo igual de inocente que siempre. La faceta manipuladora – si alguna vez la tuve – la he perdido por completo. ¿De qué estoy hablando? Del killer, asesino, “Sólo puede quedar uno” … o como queráis llamarlo. Te daban una tarjeta, con un nombre y una prueba, tenías que hacer que esa persona hiciera la prueba, y así lo matabas, te quedabas con su tarjeta y a seguir jugando. Mi muerte fue muy triste, patética, en sí la prueba no era difícil, tenían que hacer que yo dejase el móvil para una llamada internacional, pero piqué como una idiota.

<ModoReflexión>

La verdad es que creía que ya no era tan inocente, tan ‘bienpensada’, creí que ahora que espero siempre lo peor de cada uno, sería difícil que confiase en alguien. Pero no es así, y eso me molesta, me da miedo pensar que se me puede volver a hacer daño, que puedo llegar a confiar en alguien. Procuro pensar que era sólo una prueba absurda y tonta, pero en mi cabeza se repite: “¿Pero cómo puedo ser tan tonta?”. Supongo que es como todo, una cosa es saber algo, y otra practicarlo. Paso a paso quizás lo logre.

</ModoReflexión>

<ModoPersonal>

Pero, ¿cómo he podido pensar que no era tan inocente si aún sigo esperando que me pidas perdón?

</ModoPersonal>

P.D.: Tenías razón, Rosita, también puedo escribir en xml.

« Previous entries